Results tagged ‘ keith hernandez ’

keithernan.jpg

“¡España!, gritaba mi padre, ¿Pero no ven dónde está en el mapa? Eso es Europa” Así cuenta Keith Hernández cómo reaccionaba su padre al escuchar el apodo de “Mex” que le habían dado a su hijo cuando demostraba el gran jugador que era en los Mets de Nueva York.

No es que tuvieran nada en contra de los mexicanos, pero a la familia de Keith Hernández les molestaba que no fueran capaces de reconocer el origen español, que no “latino”, del pelotero. A Keith realmente no le importaba demasiado, era más una cuestión de su progenitor. Su abuelo fue un emigrante español que según cuenta Hernández era un poco “cascarrabias”, una característica que siempre relacionó con su familia española. Ya se sabe que los españoles a veces tenemos mucho genio… Y para colmo, su abuelo era hijo de un capitán de la Guardia Civil… La familia de Keith Hernández, la paterna porque su madre era una americana de Texas, eran españoles descendientes de unos emigrantes andaluces, más en concreto de Málaga, que llegaron un día a San Francisco, procedentes de Hawai y antes de eso de Filipinas. Sus abuelos, como muchos otros españoles, fueron unos aventureros y recorrieron medio mundo hasta llegar a sembrar su descendencia en los Estados Unidos.

Son unos cuantos los peloteros descendientes de españoles, sobre los cuales no todo el mundo sabe de dicho origen. Nietos de españoles son Lou Piniella, el manager de los Chicago Cubs, como los inmortales Ted Williams y Lefty Gómez, o el más joven Matt Díaz. Será interesante ir hablando de ellos en este nuestro blog, como de los jugadores españoles que han pasado por las Grandes Ligas. La verdad es que después de que durante todo el siglo XX, más de un millón de españoles, emigraran al continente americano no es de extrañar encontrar raíces españolas en las Grandes Ligas, como en todo aspecto de la vida americana. Para que vean que hasta en los campos de beisbol corre sangre española.

Sobre Keith Hernández:  Debutó en 1974 con St. Louis, desde 1983 hasta 1989 jugó con los Mets de Nueva York y se retiró en 1990 en Cleveland. 1979 fue su mejor año, donde ganó el premio al Jugador Más Valioso, siendo el líder porcentaje de bateo (.344), carreras (116) y dobles (48) en ese año. Acabó su carrera con 2182 hits y un porcentaje de .296. Está considerado uno de los jugadores más carismáticos de los Mets, con quienes ganó la Serie Mundial en 1986 y actualmente trabaja para este club y colabora como comentarista deportuivo para la cadena televisiva SportsNet.